Restauración de museo Palmira Romano en Limache muestra primeros avances

En todos sigue vivo el recuerdo de la madrugada del 27 de febrero de 2010, cuando un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter azotó la zona centro sur del país. La ciudad de Limache no estuvo exenta de daños aquella noche, donde uno de los inmuebles patrimoniales de la comuna se vio gravemente afectado con serios daños. Nos referimos al museo Palmira Romano, que abrió sus puertas en septiembre de 2000, y desde el sismo se ha mantenido cerrado a la comunidad.
Después de poco más de un lustro, la Ilustre Municipalidad de Limache inició hace pocas semanas las obras de conservación del Museo Histórico Palmira Romano, que tendrá una inversión de $188.954.650, gracias al aporte del Gobierno Regional de Valparaíso.
Dentro de los trabajos para la restauración y posterior reapertura del museo histórico, se considera la reparación de muros –exteriores e internos–; pisos de madera y baldosas; reparación de cielos de la vivienda; intervención de la techumbre; reparación de puertas y ventanas de madera; y la reparación de la torre central del inmueble.
El alcalde de Limache, Daniel Morales Espíndola, aprovechó de realizar una inspección de los trabajos que se han realizado a la fecha, quedando muy sorprendido por el estado de avance que han mostrado las faenas. “Estamos optimistas con respecto a cómo ha ido evolucionando el trabajo, recuperando este patrimonio que por años estuvo deteriorado y perdido”, expresó el jefe comunal.
El edil agregó que “aquí hay parte importante de la historia de Limache, tanto de la política como de la ciudad. Este es un museo que prestó servicio por años a la comunidad, en cuanto a información y cultura. Estuvimos muy cerca de perder esta casa, pero hoy vemos que avanza a paso firme y que en los próximos meses será reabierta para que los limachinos disfruten de la casa, historia y cultura que esta propiedad nos puede entregar”.
Palmira Romano Piriano, fue alcaldesa de Limache entre los años 1960-63, 1973-74 y desde 1992 hasta su fallecimiento el 15 de julio de 1995. En su testamento, legó “el inmueble ubicado en Colón N° 1 en el que actualmente resido, así como la mayor parte de los muebles que la guarnecen, a la Ilustre Municipalidad de Limache con expresa condición que sea destinada a Museo y sede de recepción de las autoridades públicas que visiten la ciudad, debiendo llevar el nombre de Museo Romano, disposición que realizo atendiendo al enorme cariño que siento por la ciudad en que nací, he vivido y sirvo actualmente con enorme dedicación”.