Diputados aprueban reforma al Código de Aguas

Vía elsiglo.cl / La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que reforma el Código de Aguas que establece: Reforzar el carácter de bien nacional de uso público del agua; reconocer las diversas funciones que el vital elemento pueda cumplir; permitir al Estado resguardar que en todas las fuentes naturales exista un caudal suficiente y limitar el ejercicio de los derechos de aprovechamiento; y establecer, sin perjuicio de los actuales derechos de aprovechamiento, un nuevo tipo de permiso para el uso del agua, denominado concesión, intransferible e intransmisible, que se orienta a las funciones esenciales y prioritarias del recurso.
La iniciativa fue ampliamente analizada en tres comisiones: Recursos Hídricos, Agricultura y Hacienda.
Frente a ello, el diputado del Partido Comunista (PC), Daniel Núñez, junto con denunciar “una campaña del terror” de parte de la Sociedad Nacional de Agricultura en contra del proyecto de ley de reforma al Código de Aguas, destacó que la iniciativa tiene por objetivo asegurar el agua para consumo humano, terminar con la especulación y su robo por parte de grandes propietarios.
Recalcó que “esta es una reforma acotada, que tiene un sentido humano y modernizador, porque lo que busca es asegurar el agua para consumo humano, terminar con la especulación, busca terminar con las arbitrariedades más brutales como es el robo de agua”.
El parlamentario desestimó las críticas sobre la supuesta discusión del proyecto entre cuatro paredes y subrayó que el artículo 63 sobre protección de bofedales y humedales altoandinos fue propuesto por pequeños campesinos de la localidad de Maitenes del Rio Mostazal, comuna de Monte Patria.
Señaló que “los campesinos de Monte Patria, de la localidad de Maitenes, pidieron algo muy sencillo. Nos pidieron proteger los humedales altoandinos y bofedales de nuestra región, porque ellos también son parte importante de las fuentes que tienen para que sobrevivan nuestros ríos. El articulo 63 va a permitir una protección a los humedales altoandinos y bofedales en la primera y segunda región, y que se extienda hasta la Cuarta Región”.
Además, Núñez dijo que el proyecto también se hace cargo de la “verdadera guerra del agua”, realidad que se expresa especialmente en la provincia de Petorca, Región de Valparaíso.
Sostuvo: “Uno de los elementos que ha incidido en la generación del agua en Petorca es que se ha permitido la inscripción de derechos provisionales que pasado 5 años pasan a ser derechos permanentes. Eso ha permitido que grandes empresarios agrícolas hayan usurpado el agua a pequeños campesinos”.
“Como es posible que en el código de aguas se sobre otorguen derechos y que en la práctica tengamos la ley del más fuerte. ¿Quién gana? El que tiene más dinero, el que tiene más capital hace pozos más profundos y seca los pozos de los más chicos”, detalló.
También, lamentó no poder realizar mayores cambios para democratizar los derechos de agua, porque el numeral 19 del artículo 24 de la Constitución estableció la propiedad privada sobre esos derechos.
El legislador enfatizó que “democratizar, hacer una distribución más equitativa de los derechos de agua deben ser parte de la discusión de una constitución realmente democrática. Esta reforma es tremendamente importante, a pesar de que es acotada tiene un impacto potente, porque resuelve problemas de urgencia, da más atribuciones a la DGA, por ejemplo, para fiscalizar el robo de agua”.