Cuba señala que rechazó visita de Mariana Aylwin por razones de seguridad

A través de un comunicado, la Embajada de Cuba Chile señaló que la decisión del gobierno de ese país de no permitir el ingreso de Mariana Aylwin, se debió a “una grave provocación internacional contra el Gobierno cubano fue gestada por un grupo que actúa contra el orden constitucional y que concita el repudio del pueblo, con el contubernio y financiamiento de políticos e instituciones extranjeras, a fin de generar inestabilidad interna y, a la vez, afectar nuestras relaciones diplomáticas con otros países… el gobierno cubano, respetuoso de la memoria del expresidente Patricio Aylwin, de forma discreta y constructiva, realizó todas las gestiones a su alcance, para informar, disuadir y prevenir que se consumara la provocación, y lamenta profundamente su manipulación con fines políticos internos en Chile”.
El comunicado finaliza señalando que “la embajada manifiesta que a nuestro país le asiste el derecho soberano de decidir sobre el ingreso al territorio nacional de ciudadanos extranjeros y a defenderse de este tipo de actos injerencistas, dirigidos a subvertir el orden jurídico vigente en Cuba. La conducta de nuestras autoridades ha sido transparente e intachable”.

Aprovechamiento político

Cabe indicar, que según fuentes de la embajada cubana en Chile, Mariana Aylwin conocía desde antes la decisión del gobierno cubano de suspender el acto, pues así se informó a Cancillería. La actividad era convocada por la Fundación “Libertad y Vida” ligada a la figura de Oswaldo Payá, fallecido en un accidente el 2012 y conocido opositor cubano y declarado anti castrista quien llegó a ser vice presidente de la Internacional Demócrata de Centro, integrada por partidos de centro derecha de distintas partes del mundo como el PP de España y la DC de varios países, incluyendo Chile. A la que también se sumaba la organización Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, ligada a partidos de derecha en el continente. Desde ahí se generó el premio Oswaldo Payá que entregaría un premio -póstumo- a Patricio Aylwin y a Luis Almagro, actual secretario general de la OEA, indica Radio Villa Francia.
Dicho acto, según el gobierno cubano, tenía como objetivo generar un hecho para desestabilizar políticamente a la imagen de Cuba en medio de procesos de apertura y diálogos con diversos países, por lo que no se autorizó su realización.
Aylwin indica la fuente, insistió en asistir pese a esta notificación, argumentando que iría como ciudadana a participar en el acto que se realizaría de manera privada, insistiendo en actuar de manera política ante lo cual el régimen castrista no la dejó entrar al país. Posteriormente utilizó un medio de comunicación, del cual es accionista, para informar que Cuba vulneraba sus derechos y que era peor que la dictadura de Pinochet, la cual su padre apoyó y posteriormente continuó en democracia.

La misma vara

La intención expresa de la ex ministra de Lagos, es cuestionar a un país sobre la determinación en defender su política de Estado frente a la intromisión de agentes extranjeros, situación que argumentó el gobierno actual de Bachelet para expulsar recientemente del país al periodista italiano Lorenzo Spairini, o anteriormente a dos jóvenes peruanos que asistían a un encuentro anarquista o a la ex senadora colombiana Piedad Córdova quien participaría en un Foro sobre la problemática indígena en Concepción.

La DC sin comunistas

Finalmente, la situación provocada por la ex parlamentaria obligó a la derecha y a parte de la Nueva Mayoría a pronunciarse al respecto, provocando un clima de cuestionamiento a días de que se lleve a cabo la Junta Nacional DC, donde Aylwin ha liderado, junto a otros en el partido, las presiones para que la DC se separare del Partido Comunista y armar una “coalición de centro”.