Llanos (llaves): Una invitación al diálogo a través de la observación

Hasta el 15 de mayo se exhibirá la obra Llanos (llaves) del artista visual Cristián Munilla, en el espacio PEV (Ponte en Vitrina) en Viña del Mar. La apuesta, relacionada con la ciudad y su fisonomía, recoge la experiencia de un tradicional oficio, el de cerrajero, que inspiró al artista viñamarino basado en recuerdos de su infancia.
“Es un pequeño homenaje a una cerrajería que había en calle Quinta, en Viña del Mar. Esta cerrajería la atendía su dueño Eduardo Llanos, que me marcó mucho en mi vida de barrio cuando era un niño. Veía el oficio que él tenía, el copiar las llaves, arreglar chapas y cerraduras. El concepto era llaves al minuto”.
La obra proviene de la observación y de acuerdo al artista es una propuesta al diálogo. La forma de las llaves que simulan cadenas montañosas de forma similar a la conformación de la Ciudad Jardín, la cual está cercada por cerros. “Los dientes de las llaves hablan de su forma, hay un relieve que sobresale y tiene un parecido a las montañas. Estos dibujos, entonces, vienen de la forma de la cima de las montañas. La idea de esta obra es invitar al diálogo, entre las personas o un propio diálogo interno, en el significado que tienen las montañas para cada uno. Yo hago una propuesta en relación a mi ciudad, yo soy viñamarino, y en las llaves me aparece un fragmento de la Cordillera de Los Andes, pero también parece un fragmento de Las Siete Hermanas, de esta antigua hacienda conformada por 7 cerros”, explica.
La obra se enmarca en el proyecto Puesta en Vitrina, ubicado al interior del Palacio Carrasco. Y hasta el 15 de mayo invitará a “repensar las montañas, qué son las montañas para cada uno y a dialogar”, indica Munilla, quien es Licenciado en Artes Visuales de la Universidad de Viña del Mar.

Espacio PEV

El Espacio Ponte en Vitrina nació “el año 2013, después del terremoto y fue una forma de establecer un dispositivo más precario, en Viña del Mar, ya que estaban todas las salas de exposiciones que estaban habilitadas, quedaron sin uso post terremoto. Se instaló el 2013 y hasta ahora se ha mantenido el circuito de exposiciones focalizado en este proceso del arte de emergencia, poder invitar a los artistas y obligarlos a trabajar en un formato encajonado, con ciertas medidas y con una obra especial para la caja”, comenta Cristián Carrillo, curador de arte y encargado del espacio.
“La curadoría tiene un formato de convocatoria abierta, donde los artistas realizan sus propuestas, y dentro de esa convocatoria abierta dejo unas fechas reservadas para invitar directamente a artistas para intervenir, como es el caso de Cristián Munilla, cuya propuesta es bastante especial y bastante honesta dentro de la obra”, agrega.