Aprueban declaratoria como Monumento Nacional de cementerio Santa Inés de Viña del Mar

Vía monumentos.cl / El primer cementerio laico y público de la ciudad, fue también el primer camposanto en recibir y dar sepultura a todos los credos y grupos sociales sin distinción ideológica.
“Es el reflejo de la conformación de la sociedad viñamarina durante la primera mitad del siglo XX; por un lado, se encuentran representadas las principales colonias de inmigrantes; por otro lado, las principales instituciones de la ciudad”, dijo Ana Paz Cárdenas, Secretaria Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, al explicar la decisión.
Luego del terremoto que en 1906 devastó la Región de Valparaíso y la constatación de daños en la única necrópolis de la ciudad, el cementerio católico, el primer alcalde viñamarino, Juan Magalhaes, impulsó la construcción de un cementerio laico en el tradicional barrio de Santa Inés.
El cementerio inicia su actividad en 1916 y en él se encuentran las tumbas y mausoleos de reconocidas familias viñamarinas como Astoreca, von Schroeders y Lewin; de reconocidas entidades de la ciudad como la Compañía Refinería de Azúcar o los Padres Carmelitas.
En él están sepultadas personalidades del ámbito local de todas las esferas de la sociedad, como por ejemplo los alcaldes Manuel Ossa, Juan Magalhaes, Eduardo Grave, Dr. Gustavo Fricke; los reconocidos arquitectos Aquiles Landoff y Jorge Schroeders; el creador del Museo Fonck; y diputados, empresarios y ministros de la primera ciudad jardín de Chile.
En el cementerio se efectuó la inhumación y exhumación del ex presidente Salvador Allende, quien estuvo sepultado en Santa Inés entre los años 1973 y 1990.
“Los habitantes del barrio de Santa Inés, lo han asumido y reconocen como parte de su patrimonio e identidad, como testimonio material de su propia historia y por extensión de Viña del Mar”, agregó Ana Paz Cárdenas.
Al adoptar su decisión los consejeros destacaron que el camposanto es un registro de los diferentes estilos arquitectónicos que proliferaron en la ciudad a principios del siglo XX y que hoy se encuentran desaparecidos o amenazados; ya que se conservan estilos, tipologías y obras de arquitectos que forjaron la urbe y diseñaron los edificios más importantes de la ciudad en la primera mitad del siglo XX, tales como Arnaldo Barison Desman, Aquiles Landoff Bonder, José Manuel Rojas Gatica y Jorge Herrera Tulleres.
El Consejo de Monumentos remitirá los antecedentes de la decisión al Ministerio de Educación para la firma del decreto que declara Monumento Histórico el Cementerio Santa Inés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *