Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/waf/wfWAFIPBlocksController.php on line 318

Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/waf/wfWAFIPBlocksController.php on line 318

Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/waf/wfWAFIPBlocksController.php on line 318

Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/waf/wfWAFIPBlocksController.php on line 318

Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/waf/wfWAFIPBlocksController.php on line 318

Warning: base64_decode() has been disabled for security reasons in /home/radioald/public_html/wp-content/plugins/wordfence/vendor/wordfence/wf-waf/src/lib/rules.php on line 1587
Fisco deberá indemnizar a paciente de Hospital Naval por negligencia médica - Aldea DCM
Home / Portada / Fisco deberá indemnizar a paciente de Hospital Naval por negligencia médica

Fisco deberá indemnizar a paciente de Hospital Naval por negligencia médica

La Corte Suprema acogió demanda y ordenó al fisco pagar una indemnización total de $21.316.434 (veintiún millones, trescientos dieciséis mil cuatrocientos treinta y cuatro pesos) a paciente que quedó con serias lesiones tras una intervención a la columna.
En fallo dividido (causa rol 83.397-2016), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz, Carlos Cerda y el abogado (i) Álvaro Quintanilla– fijó el monto a cancelar en $20.000.000 (veinte millones de pesos) por daño moral, y $1.316.434 (un millón trescientos dieciséis mil cuatrocientos treinta y cuatro pesos) por daño emergente, a la demandante Georgina Vera Órdenes, quien fue intervenida el 11 de junio de 2007, en el hospital Almirante Nef de la Armada (Quinta Región) de una hernia lumbar; sin embargo, el procedimiento fue mal realizado por lo que se tuvo que practicar una nueva operación en el hospital Carlos van Buren.
“Que, si bien el artículo 40 anteriormente citado refiere que el término extintivo se computa “desde la acción u omisión”, la interpretación que de esta expresión legislativa se haga, debe considerar las especiales características de la actividad médica. En efecto, es sabido que toda intervención quirúrgica requiere de un periodo de recuperación cuya extensión varía de acuerdo a la complejidad de la patología tratada, de manera que el efecto en la salud del paciente no se aprecia sino transcurrido cierto lapso, a partir del cual podrá medirse el éxito o fracaso de la operación”, establece el fallo.
Resolución que agrega: “En consecuencia, el mayor o menor tiempo que transcurra antes de que queden en evidencia los resultados -favorables o no- de la intervención practicada, podría provocar que el paciente tome conocimiento de eventuales errores médicos cuando hayan transcurrido más de cuatro años contados desde la operación y, en consecuencia, su acción para demandar el resarcimiento de los daños provocados “nazca prescrita”. Tal situación resulta inadmisible a la luz de los fines buscados por la institución de la prescripción, que constituye una sanción a la inacción del acreedor, puesto que malamente podría exigírsele al paciente que accionara en resguardo de sus derechos si no tenía pleno conocimiento del daño que justificaría su pretensión”.
“(…) el inicio del cómputo del término de prescripción no puede, en este caso, considerar única y exclusivamente la fecha de la operación errada, por cuanto el error no fue conocido por la paciente sino hasta ser examinada por otros facultativos en un establecimiento distinto, al cual se vio obligada a concurrir ante la persistencia de sus síntomas. Por tanto, la extinción de la acción no puede sino comenzar a contarse desde la manifestación del daño, pues es tal circunstancia la que hace nacer la pretensión indemnizatoria. Así lo ha manifestado la doctrina, señalando que “Una aplicación más refinada del principio exige que el plazo de prescripción se cuente desde que el daño se manifiesta y pueda ser conocido por el responsable, porque sólo entonces la interpretación es coherente con el carácter sancionador que se atribuye a la prescripción extintiva. Siguiendo este razonamiento, que es consistente con la evolución del derecho comparado, si la víctima, por circunstancias que no sean atribuibles a su descuido, no ha estado en condiciones de conocer el daño o a su autor y, por consiguiente, no ha podido ejercer la acción, no hay razón para entender que el plazo de prescripción haya comenzado a correr en su contra” (Enrique Barros Bourie. Tratado de Responsabilidad Extracontractual. Editorial Jurídica de Chile. 2006, página 924)”.
“En consecuencia, tal como se señaló anteriormente, no existía antecedente alguno que pudiera inducir a error al facultativo de manera de operar una sección distinta de la columna de la demandante. En otras palabras, no existió aquí un simple error excusable del médico, sino una completa negligencia en cuanto a un aspecto tan básico como la ubicación de la lesión que se debe operar, circunstancia que, sin duda, configura una infracción a la lex artis que resulta imputable a la falta de servicio del hospital demandado”, añade.
“(…) aparece evidente que existe vínculo de causalidad entre la falta de servicio cometida por el establecimiento demandado y el daño causado a la demandante, consistente en la prolongación innecesaria de una dolencia cuya magnitud la llevó a someterse a una primera intervención quirúrgica y, producto de la persistencia de los síntomas, motivó una segunda internación. En efecto, si bien es cierto lo indicado por el Fisco de Chile en su contestación, en orden a que no existe certeza de que el sólo evento de haberse efectuado la operación en el disco intervertebral correcto habría llevado a que la demandante se sanara de sus dolencias, puesto que el éxito de una intervención quirúrgica nunca está garantizado, sí resulta un hecho que se privó a la demandante de la oportunidad de acceder a tal posibilidad que, de haberse materializado, le habría evitado más de un año (entre de junio 2007 y agosto de 2008) de nuevos dolores y el sometimiento a nuevos exámenes, una segunda cirugía y los malestares derivados de otro post operatorio (…) estos sentenciadores han llegado al convencimiento de que, como consecuencia de la falta de servicio del demandado, a la demandante se la privó de mejorar su condición, exponiéndola a nuevas dolencias que se extendieron por más de un año, pérdida que corresponde sea indemnizada”, concluye.
Decisión adoptada con el voto en contra del abogado Quintanilla.

Check Also

Gobernadora de petorca destaca trabajo con Carabineros en PACIC estratégico en Aconcagua

En la Prefectura de Carabineros de Aconcagua se desarrolló una nueva jornada de trabajo en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *